Manual Order Flow – Profundidad de Mercado

Este manual esta diseñado para dar respuesta a muchas personas que se acercan a la profundidad de mercado, termino que engloba muchos factores. Está elaborado a partir de la guía de estudio personal de un buen amigo. Este es un artículo en colaboración junto con su autor principal D. (a petición suya en el anonimato), en él, voy a ir añadiendo material a su estupendo trabajo tanto de mi WEB como de ATAS en esta interesante guía, espero os guste.

El análisis del flujo de órdenes nos proporciona una representación visual de los movimientos del precio en el mercado, mediante el registro del volumen negociado en la oferta y el negociado en la demanda, en lugar de atender al patrón clásico de las velas OHLC (la visión dentro de las velas).

El flujo de órdenes nos permite medir la fortaleza y agresividad de compradores y vendedores, en función de las cantidades negociadas y del movimiento del precio con dichas cantidades.
En cualquier caso no hay nada en el mercado 100% seguro. El trabajo duro, la práctica, la buena administración del dinero y sobre todo, la disciplina, son los ingredientes que permitirán a un operador rentable.

Los elementos claves del flujo de órdenes son el precio, el volumen negociado en la oferta y el negociado en la demanda (lados bid/ask del libro de órdenes). Cuando estos elementos se muestran en diagrama de flujo de órdenes, los operadores que lo entienden, serán capaces de identificar áreas de fuerza y debilidad de cada una de las partes, y como su interacción influye en el desplazamiento del precio.

El precio en los mercados se mueve por la interacción entre oferta y demanda. Si en los gráficos de velas esa interacción hay que presuponer en base a los desplazamientos del precio, en los de flujo de órdenes, esa interacción se puede cuantificar y llevarla a unos límites más precisos, permitiendo al operador sacar mejor información.

Aprender a leer el mercado es más sencillo de lo que parece, pero requiere mucho esfuerzo y dedicación para poder analizar lo que podría hacer el mercado en base a lo que éste nos está mostrando a través del flujo de órdenes. De qué lado está la fortaleza o debilidad y quién está llevando la iniciativa serán factores claves a la hora de tomar una posición que nos permita cierta ventaja con éxito.

Uno de los beneficios del flujo de órdenes es que no hay que analizar cada número de cada tick en cada cambio nivel de precios. Es suficiente con fijarse en aquellos que de alguna manera sobresalen del resto, establecer comparaciones entre esos mismos números del lado de la oferta y de la demanda, analizar unos cuantos períodos anteriores que nos sitúen en contexto y preguntarnos qué está ocurriendo con el precio.

El flujo de órdenes nos permite ver la agresividad de los participantes en el mercado, y cómo esta va inclinando los precios a un lado u otro de la balanza. Permite observar las trazas que los operadores institucionales van dejando en el mercado. La observación de grandes órdenes en niveles determinados y la posterior deriva del precio, nos permitirá sacar conclusiones que faciliten nuestra operativa, nos proporciona un medio objetivo para posicionar nuestro nivel de riesgo. Nos permitirá determinar con precisión las áreas para entrar y las zonas donde podremos conocer si una operación está o no funcionando.

Al ver la forma en que las órdenes se cruzan en el mercado mediante la lectura de la huella dejada por los operadores en el flujo de órdenes se hará más claro hacia dónde se dirige el mercado. Los mercado no van a ser predecibles todo el tiempo, pero en ciertos momentos su dirección se podrá determinar de forma bastante obvia (relativamente) y esa ventaja es la que nos interesa para llegar a ser operadores rentables

Cuando el precio de una mercancía se pone en movimiento, es necesario que haya una fuerza lo suficientemente grande detrás de ella, como para superar la fuerza de oposición (concepto imbalance). Dicho de otra manera, tiene que haber más compradores que vendedores con orden a mercado para que el precio pueda subir y más vendedores que compradores con orden a mercado para que pueda bajar.

Cuando un mercado se mueve hacia arriba suele ser porque los grandes operadores aún ven posibilidades de beneficios. Así es que hasta que las instituciones no comiencen a vender sus posiciones, es muy probable que el mercado siga subiendo. Si los grandes operadores esperan que los precios sigan subiendo, absorberán la oferta que vaya entrando (no busques girar nada).

En una tendencia bajista, la retirada de la demanda (limitadas de compra) suele ser bastante rápida; es una de las razones por las que los mercados suelen caer más rápido de lo que suelen subir, pues la resistencia al movimiento tiende a disminuir. También influyen factores psicológicos, pues el miedo es suele ser un sentimiento más potente que la generación de confianza, éste influye en las bajadas y la confianza en las subidas. Cuando el mercado está en movimiento, suele ser una buena idea moverse en su misma dirección.

Hasta ahora el análisis del volumen se consideraba en términos globales, que incluían oferta y demanda. Con el flujo de órdenes se permite la consideración del volumen negociado en el lado de las compras y en el lado de las ventas, en el lado de la oferta y en el lado de la demanda (bid y ask). Con ello los operadores pueden determinar la agresividad o pasividad de los contendientes en el desarrollo de la negociación. Precio y volumen analizados conjuntamente nos ayudarán a determinar el estado actual del mercado, si existe equilibrio o si hay desequilibrios por parte de uno u otro lado. Una vez que se empiece a mirar el volumen con relación al precio, se comenzará a entender la tendencia del mercado. El volumen nos permite determinar la fuerza de una tendencia.

En una tendencia alcista, el volumen negociado debería aumentar del lado de la demanda, lado ask (compras a mercado consumiendo ventas limitadas). Ello nos indicará que los compradores están siendo agresivos y llevarán el precio hacia arriba, consumiendo la oferta disponible. En una tendencia bajista, el volumen debería aumentar del lado de la oferta, lado bid (ventas a mercado consumiendo compra limitadas). Los vendedores agresivos se deshacen de sus existencias proporcionándoselas a los compradores pasivos, que irán absorbiéndolas a niveles de precio cada vez más bajos. Si esto no sucediera así, ojo, algo no está funcionando como debiera. Cuando se establecen comparaciones de volúmenes negociados a niveles de precios subsiguientes se puede determinar si la tendencia es fuerte o débil

En términos generales, cuando el volumen es bajo y el mercado se mueve hacia arriba, podemos decir que la tendencia es débil. Esto podría ser debido a que los operadores institucionales no están comprando el movimiento hacia arriba por los motivos que fueran, el caso es que probablemente la tendencia no vaya a durar mucho tiempo. En caso de una tendencia bajista, el razonamiento es el mismo. A medida que el volumen disminuya en el movimiento a la baja, nos llevará a pensar que probablemente la presión institucional esté remitiendo y la tendencia no se prolongue en demasía. Para que un mercado cambie de una tendencia bajista a alcista, se necesitaría que los compradores entraran con volumen y ejercieran la toma de control direccional, lo que por lo general equivale a un aumento del volumen a medida que el precio sube.

No todo el mundo que negocia en los mercados de futuros lo hace por las mismas razones. Desde cubrirse de ciertos riesgos frente a cambios imprevistos del precio, lo que se conoce con el nombre de “cobertura”. Otros operan en diferentes mercados para tratar de aprovechar las diferencias de precio, aunque éstas sean minúsculas. Es lo que se conoce como “arbitraje”. Pero lo que a nosotros más nos interesa es establecer una distinción que nos permita averiguar quién determina una tendencia y las posibilidades que ésta tiene de progresar. Para ello hablaremos de “participantes agresivos” y “participantes pasivos”. Entendemos por participantes agresivos aquellos que emiten “órdenes a mercado”. Éstos son los que llevan la iniciativa y hacen que el precio pueda moverse. Están dispuestos a entrar al mercado al precio ofertado en ese momento. Participantes pasivos serán los que emitan “órdenes limitadas”. Están dispuestos a entrar al mercado si el precio llega a los niveles que tienen establecidos. No mueven el precio, pero pueden provocar su estancamiento, al funcionar a modo de barreras, ya que si las “órdenes a mercado” no consumen un determinado nivel de limitadas, el precio no puede pasar al siguiente nivel.

Lo que nos interesa serán los desequilibrios que puedan producirse con la llegada de “órdenes agresivas” al mercado. De qué lado se producen esos desequilibrios y cómo reacciona el precio ante ellos. Si estos desequilibrios se producen en el “bid” el mercado puede estar listo para conducir el precio a niveles inferiores. Al contrario sucederá si estos desequilibrios se producen en el “ask”. Ojo, porque de no producirse el movimiento del precio en el sentido del desequilibrio, es probable que suceda el movimiento contrario. No olvidemos que detrás de un comprador agresivo, siempre hay un vendedor pasivo, y detrás de un vendedor agresivo habrá un comprador pasivo, cuyos intereses siempre estarán en disputa. En cuanto a las “órdenes limitadas” proporcionan apoyo o resistencia al movimiento del precio. Si nos encontramos con niveles abultados de “órdenes pasivas” y el precio no es capaz de sobrepasarlos, es probable que nos encontremos ante una señal de que el mercado puede girar. De alguna forma se nos está indicando que no hay “órdenes agresivas” capaces de consumirlas y por lo tanto el giro puede ser inminente. El desarrollo de estos giros el lo que nos va a costar dilucidar, pues a veces se tratará de giros momentáneos para volver a arremeter después con más fuerza, no olvidemos que a medida que el precio baja habrá más interés en comprar y a medida que el precio sube, el interés en vender crecerá. Esto se irá observando a través de los sucesivos períodos con el flujo de órdenes. Si el precio sobrepasase estos niveles abultados, nos indicaría por el contrario una tendencia potente.

A pesar de que sean las órdenes agresivas las que muevan el precio, las órdenes pasivas son igual o mas importantes. A veces pueden suponer grandes puntos de inflexión en el precio. Por lo general son las grandes instituciones con volúmenes de negociación importantes las que ayudan a establecer máximos o mínimos del precio. Cuando el precio está demasiado barato suelen intervenir y comprar de golpe, cuando está demasiado caro es el momento de vender lo que se pueda. Si se observan grandes volúmenes de “limitadas de compra” cerca de soportes, o de “limitadas de venta” en una resistencia, por lo general son buenas indicaciones de que el interés institucional está presente. Nos gustará ver grandes volúmenes de participantes pasivos en máximos y mínimos, en lugar de en medio de un movimiento. Ello nos dará pie a pensar en un posible giro. Como siempre, cuidado porque la presunción puede fallar y dar al traste con el posible giro. Siempre hay que andar bien protegidos mediante stop adecuados.

El volumen de las operaciones negociadas y la reacción del precio, es lo que nos va a dar la pista de lo que estos operadores están haciendo. Ellos van a tener cuidado de que sus operaciones no dejen un rastro muy evidente, para no perjudicar sus intereses, pero será nuestra misión seguir sus trazas, e interpretar sus movimientos de forma correcta, y para ello, no hay mejor herramienta que el flujo de órdenes. RSI, MACD, estocásticos, son indicadores retrasados respecto a un flujo que se está produciendo en el momento.

No importa el tipo de operador que seamos. Existen ciertos elementos básicos comunes en los mercados que en última instancia determinarán nuestros resultados. Hay vídeos, libros, páginas web, cursos de formación de muchas fuentes diferentes que prometen el el camino fácil para el éxito en el trading (típico anuncio basura clickbailt 800 euros en 15 minutos). Conviene saber que no hay una manera mecánica y fácil de operar y ganar consistentemente. Los mercados y los factores que los mueven siempre están cambiando, pero con tiempo, práctica, tesón, paciencia y buena formación podremos alcanzar nuestra meta.

El estudio del flujo de órdenes revela patrones que se repiten una y otra vez. Tratar de averiguar la tendencia dominante, dentro de nuestro marco temporal operativo, a pesar de los flujos y reflujos del precio, será nuestra misión para poder fluir con ella. Si vemos señales de que ésta cambia y comienza a dirigirse en nuestra contra, será el momento de saltar y esperar al siguiente turno. Tratar de ir contra tendencia es como nadar contracorriente, requerirá de un gran esfuerzo y los resultados no serán alentadores.

Una vez que empecemos a leer lo que el mercado nos está diciendo, podremos ver cómo emergen los patrones de diferentes formas. La mayoría de las veces no vamos a ver un patrón discernible a a primera, necesitamos ser pacientes y no forzar situaciones que lo más probable es que nos perjudiquen. No hay nada seguro. Los fundamentos técnicos pueden cambiar en cualquier momento durante una operación. Multitud de factores inciertos pueden producir grandes oscilaciones de precios a corto plazo. Coberturas, ajustes, arbitrajes de operadores institucionales, noticias económicas relevantes, declaraciones de personajes influyentes…

Hay un tiempo para comprar y un tiempo para vender. No existen fórmulas mágicas e infalibles que lo determinen, pero saber cómo interpretar el flujo de órdenes va a resultar muy valioso para tratar de minimizar nuestras pérdidas y conseguir operaciones más rentables.

Horas y horas de pantalla son necesarias para cualquier tipo de actividad en el mundo del trading, analizar lo que ocurrido en este giro importante o en la evolución de un tramo determinado. Estudiar y analizar las fuerzas del mercado presentes en ese momento, cómo se desarrolló  dicha batalla, determinar los mejores niveles de entrada, las posibles opciones ofrecidas en un determinado movimiento. Básicamente estar preparados para llegado el momento ejecutar nuestra operativa con acierto. Después de leer estos artículos, nuestra comprensión del flujo sin duda  nuestra comprensión del mercado habrá dado un salto cualitativo importante. Pero ello no significa que debamos empezar en las ligas mayores, es aconsejable practicar primero con el apalancamiento mínimo e ir subiéndolo correctamente. Ser capaces de leer los gráficos en tiempo real y tomar decisiones de entrada y salida del mercado conforme a nuestros patrones es algo que requiere de práctica suficiente y ha de llegar en convertirse en algo en cierta forma automático y que forme parte de nuestra naturaleza (o directamente automatizarlos). También es necesario manejar las órdenes con soltura, un error puede costar mucho dinero y se puede fácilmente ir de mal a peor. Es importante practicar y evitar cometer los mismos errores más de lo conveniente, como yo lo denomino un blueprint.

Realmente la forma de desarrollar la habilidad de lectura del flujo de ordenes, es una práctica extensa. Después de haber visto cómo se desarrollan gráficos en vivo el tiempo suficiente y haber sido testigo de muchos y diferentes tipos de patrones a medida que van ocurriendo, comenzaremos a entender lo que el mercado está haciendo en base al flujo de órdenes. Estos artículos, este manual, nos va a proporcionar el conocimiento necesario para entender el order flow, pero es necesario desarrollar la experiencia y el conocimiento a través de operaciones reales.

Gracias por tu lectura de esta colaboración, un placer poder compartirla en mi web. Te invito a probar la plataforma ATAS, especializada en la profundidad de mercado. Mucho más en ECP.

Grupo Telegram: https://telegram.me/joinchat/DP9o50A6SYeUKYdmtLJxaQ

Sígueme en Twitter para estar al día de todas las novedades: https://twitter.com/enricjaimez