Guía avanzada ETFs en Español [Asset Allocation – Benchmark]

Guía avanzada sobre ETFs

Anteriormente hemos hablado sobre los exchange traded funds y su utilidad como vehículos de inversión financiera, en este segundo articulo profundizamos muchos de sus conceptos para dar una perspectiva mas avanzada de estos productos. Si no has leído el primer articulo al respecto te recomiendo echarle un vistazo primero (click aqui).

Conceptos importantes que debemos conocer al invertir con ETFs

Al invertir en un producto, necesitamos conocer bien varios elementos relacionados con los ETFs para que nuestra inversión sea lo más rentable y segura posible (o adaptada exactamente a lo que buscamos).

Conocer los tipos de asset allocation, la importancia de los benchmark o las diferencias entre los ETFs sintéticos y los físicos, son sólo algunos de los conceptos debemos conocer en profundidad. Nuestra inversión dependerá en gran parte sobre entender y comprender cómo influyen estos conceptos en los ETFs elegidos y su seguridad.

ETFs y el valor del assets allocation: ¿Qué es y cómo elegir el nuestro?

En caso de que todavía no te suene este término, el assets allocation consiste en el análisis de nuestros objetivos económicos, el entorno económico y el riesgo-recompensa de cada vehículo financiero del que tenemos disponible a la hora de invertir. Es decir, es la estrategia que llevamos a cabo para repartir nuestro capital entre las herramientas de inversión de renta fija (más segura como inversión pero con menor retorno) y aquellas de renta variable (con más beneficios pero más arriesgadas).

En función de nuestra aversión al riesgo a la hora de invertir, la composición de nuestro assets allocation variará para adaptarse a lo que estemos buscando.

Si incluimos los ETFs en nuestra asignación de activos estaremos manteniendo una posición ligeramente conservadora. Son una herramienta muy interesante de usar en un assets allocalion tanto para inversores agresivos como algunos más precavidos (cualquier inversión conlleva riesgo).

¿Cuáles son los principales instrumentos y vehículos financieros que forman parte de un asset allocation?

  • Dinero físico.
  • Depósitos a plazo de renta fija o variable.
  • Letras, bonos y obligaciones de renta fija.
  • Exchange Traded Funds o ETFs.
  • Fondos de Inversión.
  • Futuros, swaps u opciones.
  • Buscar diversificación en el mercado de divisas.
  • Activos inmobiliarios.

Podemos configurar el asset allocation de múltiples maneras y con diferentes porcentajes entre los activos que nos ofrezcan un rendimiento fijo y los variables. Dependerá de nosotros como inversores decidir qué porcentaje de cada instrumento empleamos para sentirnos cómodos con nuestra cesta de inversiones.

Por supuesto, estos porcentajes y los productos utilizados pueden variar en cualquier momento. Si consideramos que ha llegado la hora de reestructurar nuestra cartera, lo podemos hacer perfectamente. De hecho, es muy aconsejable revisar periódicamente (por lo menos dos veces al año) si se están cumpliendo nuestras previsiones para hacer los cambios pertinentes, si necesario (mirarlo cada día no es la mejor idea).

¿Cuál es el asset allocation que debo elegir? 3 escenarios posibles

No hay una respuesta correcta.

Dado que el entorno económico y social puede variar en relativamente poco tiempo, y que la aversión o tolerancia al riesgo es subjetiva a cada inversor, la elección de un correcto asset allocation estará en nuestras manos.

Lo que sí podemos hacer, es diferenciar los tres perfiles que existen dentro del mundo financiero. Algo que seguramente ya conocemos pero que, por si acaso, repasaremos muy brevemente.

  • Perfil de inversor agresivo: tienen preferencia por instrumentos de renta variable como las acciones. Aceptan un mayor riesgo a cambio de poder obtener unos beneficios (en el corto plazo por lo general) más rápidos y mayores que un perfil con menor exposición al mercado y sus fluctuaciones.
  • Perfil de inversor neutro: busca diversificar su cesta de productos y activos financieros para así minimizar los riesgos de una mala decisión. Dentro de este perfil los ETFs son un vehículo muy suculento gracias a que ofrece una mayor seguridad (en el medio y largo plazo) aunque sus beneficios sean menores que los que podrían cosechar los inversores agresivos.
  • Perfil de inversor conservador: cuando un inversor es precavido y con aversión al riesgo, invertir a largo plazo será su mejor apuesta posible. Dentro de un marco temporal amplio, es más probable obtener ganancias y mitigar las posibles pérdidas. Estos inversores pueden emplear perfectamente ETFs u otros instrumentos como los depósitos a largo plazo, bonos, letras o acciones pensadas para mantener a largo plazo por sus dividendos y proyección de crecimiento.

Diferencia entre ETFs sintéticos y ETFs físicos

Sabemos de la primera parte de los ETFs y su guía básica que estos instrumentos financieros pueden realizar tanto una réplica física de los fondos de inversión de referencia como una replicación sintética de los mismos.

Aunque parecidos en su forma de buscar la rentabilidad, al basarse en un índice previamente definido, los ETFs síntéticos y los físicos, tienen diferencias importantes que hay que tener en cuenta. En función del ETF elegido, las características intrínsecas a cada alternativa, como el porcentaje de tracking error del fondo cotizado elegido, serán diferentes. Esto hace que unos fondos sean más interesantes que otros en función del inversor.

La diferencia principal está en el riesgo que asumimos como inversores, particularmente en un ETF sintético. Esto se debe a que se lleva a cabo un swap con una entidad inversora para garantizar el valor futuro del etf que hemos adquirido.

Esto implica que en caso de quiebra de la entidad realiza la contraparida del swap contratado, es posible que no se pueda recuperar la inversión realizada. Para que quede más claro, veamos cuáles son los puntos clave de un exchange traded fund físico y uno sintético.

¿Qué caracteriza a un ETF físico?

Dependiendo de si el ETF adquiere todos los valores del índice o sólo una muestra de los mismos, nos encontraremos ante dos distintos modelos de este instrumento financiero, la réplica física completa y la optimizada.

ETF de réplica física completa:

Lo que más destaca es la sencillez de su método de trabajo y el escaso tracking error al que los inversores debemos hacer frente con su uso.

Este exchange traded fund cuenta con todos los valores que componen el índice que toma como referencia. Si se produce algún cambio dentro del índice a imitar, el ETF actúa de la misma manera para adaptarse a la nueva composición del fondo.

ETF de réplica física optimizada:

Una versión similar a la réplica completa pero pensada para minimizar los costes que puede conllevar la replicación física completa de un fondo. Si se está tomando como referencia un fondo con un gran número de valores distintos, los costes de transacción a los que este vehículo de inversión tendría que hacer frente reducirían su rentabilidad para nosotros como inversores. O bien los valores que se están imitando son poco líquidos con los problemas que eso puede suponer.

Para evitar que la falta de liquidez de los valores o los costes de transacción sean un problema, se hacen análisis y cálculos para elegir un número representativo de los valores del fondo que ofrezcan una rentabilidad lo más parecida posible a la esperada por el fondo al completo.

En ambos casos, el exchange traded fund basado en una réplica física ofrece un tracking error mayor que las réplicas sintéticas. Además, es posible que preste algunos de los valores que forman parte de su cartera a cambio de una comisión.

¿Qué caracteriza a un ETF sintético?

Lo principal a destacar de las réplicas sintéticas es que hacen que no sea necesario la tenencia física de los valores que forman el índice replicado. De esta manera permiten que los pequeños inversores también podamos tomar de referencia mercados de muy difícil acceso para nosotros a causa de las restricciones que existen en la negociación de dichos valores.

Cuando se realiza un ETF sintético la rentabilidad de este índice se obtiene mediante el empleo de un swap que garantice la rentabilidad del índice de referencia tomado por el exchange traded fund. De esta forma, los inversores hacemos frente a un menor tracking error al usar un ETF sintético. También tiene la ventaja de que los costes de gestión son generalmente más bajos que los que tiene que soportar un ETF físico.

Como contra, tiene el riesgo de que en caso de quiebra de la contrapartida del swap pactado, los inversores pueden encontrarse en una situación delicada sobre su inversión. Pudiendo llegar a no cobrarse total o parcialmente (no os preocupéis demasiado, la mayoría tienen grandes grupos detrás, simplemente hay que evitar los dudosos/pequeños).

¿Qué es el tracking error y de qué forma nos afecta como inversores?

Aun cuando los fondos cotizados replican por completo los movimientos de un índice, pueden existir diferencias entre el resultado del índice real y los que está obteniendo el ETF. A esto se le conoce como un error de seguimiento o un tracking error hemos hablado.

Tracking error = σ (etf – mercado que replique)

Normalmente la distancia entre el índice y su réplica es de unas pocas décimas, con lo que apenas hay diferencia, pero puede darse el nada deseable caso de que la brecha entre ambos sea mucho más grande y suponga una potencial pérdida de la rentabilidad esperada.

Dos conceptos parecidos pero distintos: el tracking error en los ETFs y la diferencia de seguimiento

TE = σ (etf – mercado)

Cuando los inversores nos acercamos por primera vez a estos términos, es habitual que los confundamos pensando que son equivalentes. Nada que ver.

El tracking error en los ETFs es un índice que refleja la volatilidad a la que nos enfrentamos dentro de la inversión realizada y que compara la rentabilidad del fondo cotizado en el que estamos contra el benchmark que toma como referencia.

Por su parte, la diferencia de seguimiento enfrenta las rentabilidades que ha logrado el fondo cotizado contra su índice de referencia una vez llegada la fecha final de la inversión y tras descontar todos los costes de gestión que se deban de abonar.

¿Qué es un benchmark?

Para entender mejor el tracking error, tenemos que conocer también qué es un benchmark y cómo se relaciona con nuestro fondo cotizado. De forma sencilla, un benchmark es un índice de referencia que se emplea para comparar el fondo cotizado con los resultados del índice al que se enfrenta.

Supongamos que nuestro fondo ha tomado como benchmark o índice de referencia del SP500 y que éste se ha revalorizado un 5%. Si nuestro ETF ha logrado un 4,8%, estará obteniendo una menor rentabilidad de la esperada. Si en cambio conseguimos un 5,4%, significará que la gestión del fondo cotizado está haciendo un excelente trabajo al lograr superar los beneficios que se esperaban obtener. Esto último no es frecuente. Es más habitual que suceda el primer escenario que obtener unos rendimientos por encima de la media.

Entendiendo el valor neto de los activos (NAV)

Para cerrar esta guía avanzada de los ETFs y todo lo que debemos conocer respecto a ellos, hace falta hablar sobre el valor neto de los activos o NAV. Lo que nos servirá para conocer cuál será el retorno real de nuestra inversión en un fondo cotizado.

En los ETFs el NAV es sencillo de conocer. Tan sólo hay que sumar al valor del índice los dividendos cobrados y restarle las comisiones que hemos afrontado por la gestión y todos los gastos que puedan haber surgido de manera excepcional si es que se da el caso.

A la cifra resultante de esas operaciones sólo debemos dividirla entre la paridad correspondiente al ETF en cuestión y listo, ya conocemos el valor neto de la inversión que hemos realizado.

Como ves, los exchange traded funds tienen opciones para cualquier inversor que busque un instrumento financiero que le permita aprovechar mejor ese capital que todavía no está generando rendimientos.

Es posible que algunos de estos ETFs, como los sintéticos y el uso de swaps para acceder a mercados restringidos para los pequeños inversores, parezcan más difíciles de comprender en un primer momento. Pero si le damos una segunda lectura encontraremos que, en realidad, cualquiera de los ETFs que existen son sencillos de entender.

Sígueme en Twitter para estar al día de todas las novedades: https://twitter.com/enricjaimez

Grupo Telegram: https://telegram.me/joinchat/DP9o50A6SYeUKYdmtLJxaQ

Muchas gracias por tu lectura, para descubrir mucho más sobre los mercados no dudéis en visitar ECP.

Bibliografia utilizada:
https://www.etftrends.com/
https://investor.vanguard.com/etf/
https://www.blackrock.com/es/recursos/educacion/centro-de-aprendizaje-sobre-etf/que-es-un-etf
Visual Guide to ETFs – Bloomberg – David J. Abdner
The ETFs Handbook – David J. Abdner